¿De dónde viene la electroestimulación muscular? Los orígenes de la electroestimulación muscular

Aunque a día de hoy electroestimulación tenga un sofisticado aumento en su grado tecnológico propio del siglo XXI, ya los antiguos egipcios sabían que las descargas eléctricas podían ser beneficiosas para el cuerpo humano, por supuesto que ellos no tenían capacidad para generar energía eléctrica pero hay datos que demuestran que eran capaz de utilizarla  mediante peces capaces de generar descargas eléctricas

Fueron los soviéticos los que volvieron a utilizar esta técnica para poner en forma a sus astronautas en los años 60 y encontrar el sentido de las corrientes, poco después los atletas rusos se beneficiaron de esta terapia que posteriormente se popularizó en centros de fisioterapia y medicina deportiva

Hoy en día los aparatos de electroestimulación han alcanzado un nivel muy superior en cuanto a seguridad y forma correcta de utilización que bajo las manos de un profesional puede contribuir a una mejora muscular importante.

La electroestimulación y el rendimiento deportivo

En el caso del rendimiento su utilización se encuentra bastante extendida, sobre todo en deportes que requieren un reclutamiento veloz de las fibras musculares. Nos referimos a la fuerza explosiva. Entrando más en profundidad analicemos una pequeña revisión sobre los estudios científicos al respecto.

 Un estudio investigó sobre los efectos de la electroestimulación en futbolistas. Se analizó la aplicación de un programa de 5 semanas de duración y sus efectos sobre variables como la fuerza muscular o la velocidad de sprint. Las conclusiones mostraron un claro incremento de la velocidad de la pelota tras el golpe, una afirmación que podría encaminar los métodos de entrenamiento de futbolistas hacia la electroestimulación.

 Otro estudio analizó un programa de entrenamiento con electroestimulación en tenistas y, además, su influencia sobre la capacidad anaeróbica presente en tal disciplina. La duración del programa fue de 3 semanas en pretemporada, con una duración de estímulo de 16 minutos. Como conclusión final los autores afirman que la aplicación de electroestimulación progresiva en una pretemporada de tenis podría llevar a un incremento de la capacidad de los deportistas.

 A modo de resumen, y tras observar los estudios mencionados, podríamos decir que la electroestimulación es un estupendo método para el rendimiento deportivo siempre y cuando se combine con otros métodos de entrenamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *