El acné es una enfermedad cutánea de origen inflamatorio y duración generalmente larga, que afecta al 75% de la población adolescente, fundamentalmente a chicas.

Puede cursar desde algunas lesiones aisladas hasta formas severas, que traen como consecuencia graves trastornos estéticos y psíquicos.

Tiene su origen en el interior del folículo piloso, donde se encuentra la glándula sebácea o formadora de sebo, y las células granulosas o formadoras de queratina.

 

En tu centro más cercano: Archena.

Así nos encontramos con la eliminación de comedones y pústulas, la regulación de la hiperseborrea, poros cerrados, disminución del estrato córneo (lo que da una imagen de mayor fineza a la piel), etc.
La mayoría de acnés mejoran entre 1 y 2 meses después de iniciar el tratamiento.
Dependiendo de la severidad del caso, son necesarias de 3 a 5 sesiones. El tratamiento puede aplicarse cada quince días o incluso cada mes. La frecuencia se determina de forma independiente con cada paciente, teniendo en cuenta la severidad de las lesiones, el tipo de piel, y otros factores médicos.
Los más empleados son las cremas de tratamiento con peróxido de benzoilo, con retinol o con ácido salicílico. Aún así, antes de usar esos tratamientos te recomiendo que sea nuestro dermatólogo, el que una vez visto tu tipo de acné, te recomiende el mejor tratamiento a realizar.
Se puede tratar cualquier zona que no tenga ninguna anomalía como heridas.